Noticias: Estrenos Golem para el verano 2012

Como os prometimos en Twitter, os traemos los estrenos que Golem nos traerá en pantalla este verano.

Ellas: Malgoska Szumowska. Anne, una mujer adinerada, madre de dos hijos, afincada en París y periodista de investigación para la revista “Elle”, está escribiendo un artículo sobre la prostitución estudiantil. Sus reuniones con dos universitarias ferozmente independientes, Alicja y Charlotte, le producen un profundo desasosiego, obligándole a poner en duda sus convicciones más arraigadas acerca del dinero, la familia y el sexo. Estreno 22/06.

Siempre feliz: Anne Sewitsky. Para Kaja la familia es lo más importante del mundo. Es una eterna optimista a pesar de vivir con un hombre que prefiere ir de caza con los amigos y que rehúsa hacer el amor con ella. Pero así es la vida. Cuando la “pareja perfecta” se muda a la casa de al lado, Kaja debe esforzarse para seguir sonriendo. Esas dos personas guapas y maravillosas no solo cantan en un coro, ¡también han adoptado a un niño etíope! Un nuevo mundo se abre ante Kaja con todas las consecuencias. Estreno 6/07.

Elena: Andreï Zviaguintsev. Elena y Vladimir se conocieron siendo mayores y cada uno tiene un hijo de un matrimonio previo. El hijo de Elena está en paro y debe pedir dinero a su madre para mantener a su familia. La hija de Vladimir se distanció de su padre. Vladimir sufre un infarto. Dándose cuenta de que podría morir pronto, decide dejar toda su fortuna a su hija. De vuelta a casa, anuncia la decisión a Elena. La mujer, hasta ahora tímida y dócil, elabora un plan para que su hijo y sus nietos tengan una oportunidad en la vida. Estreno 20/07.

Pollo con ciruelas: Marjane Satrapi  y Vincent Paronnaud. Teherán, 1958. Desde que se rompió su amado violín, Nasser Ali Khan, uno de los más famosos músicos de la época, ya no tiene ganas de vivir. Al no encontrar un instrumento digno de sustituirlo, decide meterse en la cama y aguardar la muerte. Durante la larga espera, se sume en ensoñaciones melancólicas y alegres que le llevan a su juventud, a hablar con Azrael, el ángel de la muerte, y que le revelan el futuro de sus hijos… A medida que encajan las piezas del rompecabezas, empezamos a descubrir el gran secreto de su vida: una maravillosa historia de amor que alimentó su genio y su música… Estreno 3/08.

Café de Fiore: Jean-Marc Vallé. Ante todo es una épica historia de amor entre un hombre y una mujer. Entre una madre y un hijo. Dos personas de dos épocas diferentes que viven momentos de pasión extraordinarios que harán tambalear sus vidas. Una odisea mística y sobrenatural del amor. Estreno 17/08.

Bonsai: Cristian Jiménez. Julio se reúne con Gazmuri, un viejo escritor que necesita a alguien para mecanografiar el manuscrito de su última novela. Pero no consigue el trabajo. En vez de contárselo a Blanca, su vecina y amante, decide escribir una novela a mano para que parezca ser la de Gazmuri. Buscando una trama, Julio recuerda el romance que tuvo hace ocho años con Emilia, cuando ambos estudiaban Literatura en Valdivia…Una historia de amor, libros y plantas. Estreno 24/08.

Into the white: Petter Naes. Basada en hechos reales que tuvieron lugar durante la II Guerra Mundial. Después de un encuentro fortuito y hostil en el aire, un avión británico y otro alemán caen en una aislada región de Noruega. El azar hace que ambas tripulaciones se refugien en la misma cabaña. Luchan para sobrevivir al duro invierno y poder volver al campo de batalla. A pesar de ser enemigos es difícil mantener la animosidad día tras día, las necesidades hacen nacer amistades inesperadas, y las reglas bélicas pierden importancia. Sea como sea, la guerra es absurda. Estreno 31/08.

Amor bajo el espino blanco: Zhang Jimou. Jing es una colegiala ingenua a la que mandan a un remoto pueblo montañoso para su “reeducación” durante la Revolución Cultural. Su padre es encarcelado por “derechista” y su madre se esfuerza para mantener a tres hijos. La prudente y tranquila existencia de la chica se ve trastocada cuando se enamora del encantador Sun, hijo de un militar de élite. Dada la diferencia social que les separa, la relación es impensable. Pero la atracción mutua es muy fuerte y Sun la persigue, incluso cuando Ping regresa a la ciudad. Un romance puro, apasionado y secreto florece entre los dos. Sun desaparece de pronto. Cuando reaparece en la vida de Ping, algo ha cambiado. La joven deberá enfrentarse a las ideas del chico acerca del amor, el honor, la lealtad, y decidir en qué cree ella realmente. La vida de ambos nunca volverá a ser la misma. Estreno 14/09.

 

Snow White and the Huntsman (2012) – Rupert Sanders

Qué me tragué: Blancanieves y la leyenda del cazador (2012) del primerizo Rupert Sanders. Versión del archiconocido cuento en el que una enloquecida (y bellísima) madrastra (Charlize Theron) envía a un cazador (Chris Hemsworth) a, valga la redundancia, dar caza a una huida Blancanieves (Christen Stewart), huérfana, que pretende recuperar el trono e instaurar la paz y bonanzas perdidas en su reino. También se encontrará con los enanitos, que son ocho en este caso, y todos ellos se unirán a la heroína en su cruzada.

Qué tal digestión hice: trepidante pero muy ligera. Pese a que los 127 minutos se hacen un poco largos, densos y están absolutamente cuajados de escenas de acción, la cosa se hace un poco aburrida y repetitiva en la última media hora. Los efectos especiales son muy elegantes y no están nada sacados de quicio, lo cual se agradece porque era muy fácil traspasar esa barrera. Sin embargo, se traspasan otras, como la simpleza interpretativa de la Stewart, que me parecen mucho más sangrantes. Hemsworth está algo mejor de lo que vimos en Thor (aunque tampoco sea para tirar cohetes) pero es, sin duda, Charlize Theron la que brilla con luz propia y hace de la película algo valioso aquí. Estás deseando que salga en escena para aportar algo de sangre y brío y su brillo magnético te hipnotiza mientras está en pantalla. El rollo Juana de Arco que se trae la protagonista al final de la película para retomar su castillo parece un tanto fuera de lugar, poco justificado. Eso sí, muy bonita de ver, entretenida como vuelta de tuerca oscura al cuento de siempre pero no constituye ninguna joya que deba ser recordada en los anales de la cinematografía.

Qué hubiera dicho mi madre:Me ha encantado! Justo lo que me gusta: acción, nada de romance, que no te den tregua… El cuento ya me lo sé pero a veces te gusta que te den lo que estés esperando para variar y no tantas de esas cosas para pensar, para llorar y para reflexionar sobre la vida que me haces tragarme a veces.

Puntuación: 6 / 10

 

Les femmes du 6ème étage (2010) – Philipe Le Guay

Qué me tragué: Las chicas de la 6ª planta (2010) del director francés Philipe Le Guay. María (Natalia Verbeke) llega a la alegre comunidad de la 6ª planta, avalada por su tía (Carmen Maura), para ponerse a servir en la acomodada familia parisina que acaba de despedir a su criada. Contada en clave de comedia aunque viven en condiciones precarias, narra el día a día de estas mujeres venidas de provincias desde España en busca de una manera de buscarse la vida.

Qué tal digestión hice: normalona, sin sorpresas. La verdad es que el asunto está tratado con una liviandad que llega a rozar lo ingenuo en muchos momentos. Las mujeres viven en unas condiciones deplorables pero, sin embargo, se alimenta el tópico español de vino, paella y cante coplero durante toda la película con total descaro y sin tratar de enmascararlo un poco. Podrían haber hecho uso incluso de la diferencia lingüística para tratar de hacer un humor algo más fino y menos simplón pero hasta ese recurso parece pasarle desapercibido al director o al guionista que se centra en el bienpensantismo de los señoritos como si realmente fueran los que atraviesan un conflicto durante el film. Además, el franquismo apenas se roza como anécdota en la piel de María Dueñas que hace de una comunista de panfleto que da más lástima que otra cosa. El premio de Carmen Maura como actriz secundaria, pues… no lo veo para tanto, pero para gustos, los colores. En fin, queda como un producto ligero, fácil de ver, fácil de digerir y que no presenta ninguna arista. Una cosa cómoda que ir a ver en una tarde tonta.

Qué hubiera dicho mi madre: A mí me pone nerviosa que todas se lo pasen tan bien pese a que tienen una situación que realmente no es nada buena. Tanto topicazo junto me saca de quicio porque estoy segura de que a las criaditas no las trataban así…

Puntuación: 5 / 10

 

Dalla vita in poi (2010) – Gianfrancesco Lazotti

Qué me tragué: la película italiana De cintura para arriba (2010 aunque ha llegado este año a nuestras pantallas) del director Gianfrancesco Lazotti. Cuando a su novio Danilo lo meten en la cárcel, Rosalba se compromete a escribirle una carta al día hasta que quede en libertad pero lo cierto es que es poco ducha en esas lides por lo que pide ayuda para dicha tarea a su mejor amiga. Katia (Cristiana Capotondi, muy hermosa ella) lo hará gustosa pero pronto cambiarán las tornas, Rosalba se cansa de esperar a su amado y encuentra un nuevo amor y Katia se enamorará del preso a través de lo que manifiesta en sus cartas aunque cree que la silla de ruedas y la enfermedad degenerativa que la confina a ella supondrán un problema entre ellos.

Qué tal digestión hice: de siesta. Tiene tan pocas pretensiones que hasta el que la ve se da cuenta de que no pretende llegar a ninguna parte trascendental y la película se queda en un telefilme bien grabado donde resulta muy difícil empatizar con los personajes, ni siquiera con Katia y su situación física que degenera ya que no se profundiza mínimamente en rasgo alguno de su personalidad, y la historia se queda muy corta para llenar por sí sola todo el metraje. Creo que es precisamente esa ausencia de tramas paralelas interesantes (la cena de Katia con el funcionario lejos de ser graciosa, resulta patética; los encuentros entre Katia y Danilo parecen forzados y no son nada románticos, como se supone que va a ser por la cantidad ingente de misivas que se dedican el uno a la otra y viceversa) una de sus principales lacras y la lastra hasta el final, la que hace que, al final, algo liviano y sabido como una historia de amor de epistolar carcelario quede pesado y se haga largo pese a sus 85 minutos escasos. Ni siquiera puedo decir más porque no da para ello, una lástima.

Qué hubiera dicho mi madre: bah, esta es una de esas pelis que te dan igual del todo. Si estás tontina, igual hasta te llega a gustar un poco (porque los actores son guapos, eh) pero en condiciones normales y sin lobotomía, es un peñazo a la italiana.

Puntuación: 3 / 10

 

Take shelter (2011) – Jeff Nichols

Qué me tragué: Take shelter (2011) del director Jeff Nichols. El título, sin traducción en la cartelera española, viene a significar algo así como refugiarse durante un tornado o buscar refugio, muy al pelo para el argumento. Ha cosechado premios en un sinfín de festivales (Gijón, Cannes, Sundance, FIPRESCI, etc) lo que avala de inicio la calidad del producto no sólo frente al público sino también frente a crítica. Curtis tiene una vida tranquila que algunos de sus compañeros envidian, pese a que su hija Anna recientemente ha perdido la audición y la pequeña familia, integrada además por Samantha, la madre (Chastain), está todavía tratando de acostumbrarse. De repente, él empieza a tener extraños sueños apocalípticos sobre una gran tormenta que lo devastará todo. Curtis entonces querrá a toda costa construir un refugio aunque será incomprendido por todos a su alrededor en el reducido pueblo de marcada tendencia religiosa en el que viven.

Qué tal digestión hice: desasosegante pero magnífica. Era claramente la intención del director crear zozobra en el espectador ya que todo contribuye a hacernos partícipes de la ansiedad y el malestar crecientes que se generan en y en torno al protagonista a medida que avanza la historia. Los personajes y sus atribuladas existencias se plasman a la perfección con la estética que les acompaña, como si sacáramos un molde de escayola de sus vidas, y las expectativas que continuamente recaen sobre Curtis de quien todos esperan una reacción que nunca es la que tiene. En este sentido, el actor Michael Shannon hace un papel fenomenal. Chastain intenta estar a la altura pero lo cierto es que tiene pocos momentos para su lucimiento; eso sí, los aprovecha bien. La historia avanza despacio, descubriendo sus numerosas capas y matices, y se hace un poco larga y pesada pero es necesario para construirse con solidez. No es recomendable para estados anímicos carenciales ya que hace reflexionar en un sentido muy lúgubre. Pero es, a todas luces, una gran obra.

Qué hubiera dicho mi madre: pues a mí me parece que al tío se le ha ido la cabeza del todo porque hace las cosas sin pensar en las consecuencias ni en su familia que le necesita. Nada más que piensa en el bendito refugio, qué cruz de hombre, ¿para tanto será la tormenta?

Puntuación: 9 / 10

Dark shadows (2012) – Tim Burton

Qué me tragué: Sombras tenebrosas (2012) dirigida por Tim Burton. Desde la introducción, magistral por otra parte, como cuento gótico, ya tenemos constancia de la transformación del heredero del imperio Collins, Barnabas Collins, en vampiro por toda la eternidad. Por despecho, una de sus sirvientas, diestra en la brujería, no se conformará con ello y le encerrará durante dos siglos en un atáud. En 1972, saldrá fortuitamente de nuevo al mundo y tendrá que enfrentarse, no sólo a un montón de avances y cambios, sino también a sus peculiares descendientes, que malviven en la mansión familiar mientras dejan morir el negocio que los padres de Barnabas pusieron en pie.

Qué tal digestión hice: muy entretenida, hasta la última cucharada. Se nota que éste es un proyecto en el Burton y Deep han depositado todas sus ganas y expectativas, se basa en una serie de los años 70 que ambos veían con devoción y que se extendió en el tiempo durante la friolera de 1250 episodios. Esa condensación de contenidos sea quizá lo que explique que la estructura se hace un poco rara al principio. En cualquier caso, se hace terriblemente amena y arranca carcajadas en suficientes ocasiones. Ya desde la introducción al más puro estilo burtoniano de cuento gótico, nos damos cuenta de que estamos frente a una de esas películas que el director ha tratado con mimo utilizando a todo su equipo habitual (Deep, Boham-Carter, una estilosa Pfeiffer recuperada después de 20 años, y hasta Danny Elfmann) y el imaginario que ha hecho las delicias de sus fans desde siempre. Curiosos cameos: el obvio de Alice Cooper, por el que parece que no pasa tiempo, y el Barnabas de la serie original como uno de los invitados a la fiesta. También me gustaría llamar vuestra atención sobre las caracterizaciones porque me parecen un trabajo soberbio; casi tan soberbio como la voluptuosidad de Eva Green, ¿quién no sucumbiría? ¡Ah! y la banda sonora es genial, tan setentera y bien elegida con la acción en curso que parece un personaje más. Recomendable, pero es que yo soy fan, igual la cosa es demasiado parcial.

Qué hubiera dicho mi madre: me encanta. Es muy divertida y ya estaba bien que viéramos una de risa maja para variar. Además, esto de que salgan vampiros y brujas y monstruitos mezclados con la gente normal y que no les asuste casi nada me encanta, son como las pelis que me veía cuando era jovencita pero en su reverso gracioso.

Puntuación: 7,5 / 10

 

Hugo (2011) – Martin Scorsese

Qué me tragué: La invención de Hugo (2011), película de animación dirigida por Martin Scorsese. Hugo, tras quedarse huérfano, se traslada a vivir a la estación de trenes con su tío quien se encarga del mantenimiento de los relojes, donde ha de esconderse del malvador inspector de la estación. Hugo, cuyo padre también era relojero y ha aprendido el oficio, se verá impelido por las circunstancias a buscarse la vida hasta que un día topa con el dueño de una tienda de juguetes y las conexiones entre su padre, este misterioso anciano y él se convertirán en una aventura que vivirá junto a la muchacha que han acogido el juguetero y su mujer.

Qué tal digestión hice: amable. Es digna de loores y alabanzas la maestría técnica y la superlativa muestra de tecnología punta que se derrocha en esta película 3D a caballo entre la animación y la película convencional (como ya se hiciera, por ejemplo, con la última Alicia dirigida por Tim Burton). La historia, que se basa en un libro juvenil de título homónimo, es políticamente correcta, tiene las adecuadas cargas dramáticas para mantener la tensión y se resuelve felizmente como es de esperar desde el primer minuto. Sin embargo, lo que más me emocionó de la película es el homenaje que constituye a los comienzos del cine, a los verdaderos precusores casi científicos de lo que suponía un trabajo de chinos si hablamos de innovación: recupera fotogramas de cientos de películas perdidas de Mèlies, aquellas cuyos negativos se coloreaban a mano, fotograma a fotograma, para dotar de viveza; trae al presente aquella primera película de los Lumiére, el tren entrando en la estación, y es capaz de recrear la emoción que suscitó tamaña recreación en una sala cerrada; muestra decorados, atrezzos y vestuarios que debían confeccionarse a mano laboriosamente para conseguir el efecto deseado (exotismo, credibilidad histórica, ciencia-ficción, etc). Los actores adolescentes no son especialmente llamativos (Chloé Moretz no es santo de mi devoción y al otro no le he visto en ninguna otro filme) pero Kingsley firma un buen trabajo y Baron Cohen, fuera de su habitual disfraz y haciendo de malvado de cuento, nos regala todo un muestrario de muecas y gestos que le pueden colocar como un nuevo Carrey con más registros. Puede que no sea una película de las que uno esperaría encontrarse en la filmografía de alguien como Scorsese que ha estado detrás de obras como Casino, Historias de Nueva York, El cabo del miedo o Uno de los nuestros, pero Hugo está a la altura de unas circunstancias concretas y las supera con creces.

Qué hubiera dicho mi madre: pues está muy bonita. Parece una película de esas que estrenan en Navidad pero fuera de temporada. Ya cuando el nene se queda huérfano y se tiene que ir con su tío el borracho, sabes que le van a pasar muchas perrerías pero que la cosa saldrá bien. A ver, no me ha sorprendido mucho pero es muy linda y está muy bien hecha, se nota que esto de los ordenadores está mejorando mucho la calidad de la imagen porque se ve como muy nítida, ¿no? Y mira, me hace gracia el supervisor de la estación, cualquiera diría que es el papanatas que me sacaba de quicio en Borat.

Puntuación: 7,5 / 10

Arrugas (2011) – Ignacio Ferreras

Qué me tragué: Arrugas (2011) de Ignacio Ferreras, largometraje de animación que adapta el cómic homónimo de Paco Roca. Emilio es un anciano al que sus familiares, ante los primeros síntomas de Alzheimer, ingresan en un residencia donde comparte habitación con Miguel, un argentino un poco jeta, que se convierte en su cicerone y le presentará a otros compañeros con diversas situaciones vitales. El día a día de los ancianos y sus relaciones serán el eje central de la película mientras la salud de Emilio va deteriorándose poco a poco.

Qué tal digestión hice: intensa. La animación 2D bastante sencilla y plana simplifica una carga dramática que podría convertirse en insufrible. La forma de tratar una historia tremenda como ésta queda desprovista de melodrama pero sí lleva encima una emoción honda que la convierte en intensa y compleja. Sin regodearse en chistes vulgares ni mostrar lo escatológico de la vejez y la enfermedad, queda perfectamente patente que, quien ha escrito la historia, ha estado en contacto directo con las mismas y ha sabido captar los matices y detalles que la hacen desmarcarse de cualquier otro filme lacrimógeno o que trate de enmascarar un final que tiene que ser, por narices, desagradable. La evolución de los personajes es convincente y se provoca la empatía en el respetable, tanto en el que se quiere quedar en el nivel anecdóctico de la película como en el que trasciende un poco más allá y se deja permear por ella. Es breve pero la mencionada intensidad de la temática la convierte en una extensión justa y la música es muy discreta. Quizá es llamativa la canción de los créditos finales, en la voz de una usuaria de una residencia que cuenta con 102 años de edad.

Qué hubiera dicho mi madre: es una lástima que el único lugar al que se abocado un anciano a recluirse para “no molestar” sea una residencia. Ya no se hace tanto como antes lo de cuidar a los abuelos en casa… supongo que los tiempos cambian, pero verlos ahí, conscientes de ser trastos inservibles y esperando solamente a que les llegue el momento… qué penita.

Puntuación: 8 / 10

 

The Descendants (2011) – Alexander Payne

Qué me tragué: Los descendientes (2011) de Alexander Payne. Matt King (George Clooney) es el testaferro de su acaudalada familia y deberá tomar la difícil decisión de vender o no los últimos terrenos vírgenes que poseen en Kauai. Al mismo tiempo, su mujer sufre un accidente naútico que la deja en coma y tendrá que enfrentarse a la infidelidad de ella cuando le comunican que no sobrevivirá.

Qué tal digestión hice: jugosa. Es una película llena de aristas ya que los temas que se tratan no son ni mucho menos amables, pero la naturalidad con la que son sacados a la palestra los convierte en algo menos dramático, aunque no sean fáciles de digerir. La desaparición del amor, la infidelidad, el paso a la madurez, las relaciones con la familia, la vejez, la muerte (natural y sobrevenida), entre otros similares, son algunos de los temas que, de la mano de Matt King, vamos desempaquetando como un montón de pequeños regalitos. Cierto es que Payne le debe mucho a Clooney en la factura final de la película ya que el empaque y esa especie de fragilidad de hombre adulto desvalido los aporta el actor, pero el director también filtra a través de su ojo una historia contada ya en muchas ocasiones pero que, en este caso, no suena manida. Payne aporta un nuevo punto de apoyo en su particular constelación y sigue con la estela que iniciara en A propósito de Smitchd, Election o la celebérrima (aunque no sea para tanto) Entre copas: personajes desorientados, inmersos en procesos de cambio, atrapados en encrucijadas vitales y que, además, deben lidiar con los problemas del día a día. También ha sido un gran acierto elegir Hawai como escenario ya que mostrar la trastienda de ese lugar vacacional contribuye al tono melancólico de la historia sin necesidad de explicaciones adicionales. Si tuviera que llamar la atención sobre algún aspecto que no me haya gustado tanto es el ligero tufillo a Little Miss Sunshine que desprende cuando el protagonista trata de enfrentarse a sus hijas.

Qué hubiera dicho mi madre: ¿y el tonto de baba ése que va con ellos a todas partes? No se entiende qué hace ahí a toda hora, porque la chica no parece ser muy amiga suya, de hecho a ratos, parece más el canguro de la niña pequeña que otra cosa… Será el sobrino del director y había que meterle a toda costa, ¿no? jajajajajaja.

Puntuación: 7 / 10

 

Albert Nobbs (2011) – Rodrigo García

Qué me tragué: Albert Nobbs (2011)  de Rodrigo García. Albert Nobbs es, a primera vista, un intachable camarero en un hotel de Dublín cuya vida discreta no levanta ninguna sospecha. Sin embargo, Nobbs es una mujer que se ve obligada a disfrazarse para poder trabajar y ahorrar el dinero suficiente para poner un negocio propio. Mantenerse camuflada continuamente hará que empiece a confundir algunos de sus sentimientos.

Qué tal digestión hice: telefilmesca. Una vez más, nos encontramos frente a un producto en el que únicamente se trata de poner de relevancia la magistral interpretación de la actriz principal (en este caso, de Glenn Close, cosa con la que personalmente ni siquiera estoy de acuerdo) y, al parecer, se les olvidó de que además había que dotar a la película de un argumento. Más allá del hecho anecdóctico de una mujer travistiéndose en el Dublín del S. XIX, no hay una historia que mantenga el interés durante más de media hora. Así que no hay nada que haga que el espectador no fantasee con la idea de huir de la sala a toda prisa. La verdadera lástima de todo este asunto es que, por más vueltas que le doy, no consigo rescatar ningún aspecto positivo por el que merezca la pena ver esta película.

Qué hubiera dicho mi madre: ¿de verdad quieren hacernos creer que nadie se da cuenta de que son mujeres? Porque con el camarero, vaya que vaya, pero ¿el pintor? Las voces parecen una chiste y no se lo cree nadie. En fin, este año las películas para los óscars no me están gustando nada, eh.

Puntuación: 3,5 / 10