Take shelter (2011) – Jeff Nichols

Qué me tragué: Take shelter (2011) del director Jeff Nichols. El título, sin traducción en la cartelera española, viene a significar algo así como refugiarse durante un tornado o buscar refugio, muy al pelo para el argumento. Ha cosechado premios en un sinfín de festivales (Gijón, Cannes, Sundance, FIPRESCI, etc) lo que avala de inicio la calidad del producto no sólo frente al público sino también frente a crítica. Curtis tiene una vida tranquila que algunos de sus compañeros envidian, pese a que su hija Anna recientemente ha perdido la audición y la pequeña familia, integrada además por Samantha, la madre (Chastain), está todavía tratando de acostumbrarse. De repente, él empieza a tener extraños sueños apocalípticos sobre una gran tormenta que lo devastará todo. Curtis entonces querrá a toda costa construir un refugio aunque será incomprendido por todos a su alrededor en el reducido pueblo de marcada tendencia religiosa en el que viven.

Qué tal digestión hice: desasosegante pero magnífica. Era claramente la intención del director crear zozobra en el espectador ya que todo contribuye a hacernos partícipes de la ansiedad y el malestar crecientes que se generan en y en torno al protagonista a medida que avanza la historia. Los personajes y sus atribuladas existencias se plasman a la perfección con la estética que les acompaña, como si sacáramos un molde de escayola de sus vidas, y las expectativas que continuamente recaen sobre Curtis de quien todos esperan una reacción que nunca es la que tiene. En este sentido, el actor Michael Shannon hace un papel fenomenal. Chastain intenta estar a la altura pero lo cierto es que tiene pocos momentos para su lucimiento; eso sí, los aprovecha bien. La historia avanza despacio, descubriendo sus numerosas capas y matices, y se hace un poco larga y pesada pero es necesario para construirse con solidez. No es recomendable para estados anímicos carenciales ya que hace reflexionar en un sentido muy lúgubre. Pero es, a todas luces, una gran obra.

Qué hubiera dicho mi madre: pues a mí me parece que al tío se le ha ido la cabeza del todo porque hace las cosas sin pensar en las consecuencias ni en su familia que le necesita. Nada más que piensa en el bendito refugio, qué cruz de hombre, ¿para tanto será la tormenta?

Puntuación: 9 / 10

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: