¿Qué como hoy? – Estrenos 11/05/2012

Esta semana en la que hemos estrenado calor casi estival, podemos gozar de seis estrenos en salas que pueden hacer las delicias de los más cinéfagos, tanto si son puramente palomiteros como si buscan algo más de entretenimiento al pagar la entrada:

Sombras tenebrosas (Dark Shadows): Barnabas Collins, convertido en vampiro por una maldición amorosa allá por el siglo XVIII y encerrado en un ataúd con cadenas para evitar que saliera a la superficie, vuelve a la vida “normal” en el año 1972. Los parientes lejanos, que cargan con la maldición hereditaria, que aún sobreviven en la masión familiar y su peculiar comité de invitados le acogerán no sin ciertos escrúpulos pero con los brazos abiertos y Barnabas, entregado a los valores familiares y completamente desubicado con la modernidad de la época (dichos anacronismos serán origen de todas las carcajadas del público), tratará de reflotar el negocio familiar contra todo aquel que se ponga por delante. Deep y Burton están detrás de la interpretación principal (estupenda) y la dirección (con altibajos) de este filme respectivamente.

Seis puntos sobre Emma: Emma es una joven invidente empeñada en ser madre pese a todos los inconvenientes que a priori todo aquel que no tenga una discapacidad de este tipo pueda ver en ello. Pero, sobre todo, ésta es una película sobre la ceguerra emocional y los traumas personales que nos impiden avanzar en nuestras relaciones pese a que estemos perfectamente sanos. Roberto Pérez Toledo, en su primer largometraje, utiliza el humor y el drama a partes iguales, tal y como se utiliza en la vida real, como herramienta e  incluso como arma arrojadiza poco política, para no caer en sensiblerías tópicas y poder desenvolverse con cierta comodidad, como había hecho hasta ahora con sus cortometrajes. Verónica Echégui se mete en la piel de la protagonista consiguiendo reproducir la difícil fisiología de la discapacidad sin hacer de ella una caricatura.

Infiltrados en clase (21 Jump Street): basada en la serie juvenil 21 Jump Street (Jovenes policías) que catapultó a la fama definitiva a Johnny Deep (ojo al cameo aquí), nos muestra unos oficiales con poca experiencia cuya misión será infiltrarse de incógnito en un instituto y prevenir así la delicuencia y el narcotráfico. Sin embargo, tendrán que enfrentarse también a sus propios traumas que creían superados. Además, se darán cuenta de que las cosas en el centro escolar han cambiado mucho desde que ellos lo abandonaron para iniciar su carrera profesional y deberán adaptarse a los nuevos tiempos para pasar desapercibidos. Todo ello salpicado de todo tipo de gags (cuanto más escatológicos, mejor) y acción de la que mantiene al espectador con los ojos abiertos. La dirección en este caso corre a cargo de Philip Lord y Chris Miller que como tándem ya hicieran con la película de animación para todos los públicosLluvia de albóndigas.

Miss Bala: en este filme mejicano, Laura aspira a convertirse en reina de la belleza de Baja California. Cuando el certamen se convierte en una masacre y ella comienza a buscar a su amiga, encontrará a Lino, quien con la promesa de convertirla en lo que ella sueña, la involucrará en las redes tentaculares del narcotráfico y las bandas mejicanas. La banda de Lino tiene bajo su mando de terror todo el norte de Méjico y la vida de Laura se verá sacudida por las diferentes vivencias por las que atravesará por su culpa. Pese a que Gerardo Naranjo, su director, ha querido firmar un filme denuncia (quizá al estilo de Gomorra con la Mafia napolitana) pero se queda en la acción brutal (aunque la realidad supere la ficción) y en la denuncia tímida; eso sí, trepidante y atrapador como son este estilo de historias que no escatiman en detalles sangrientos.

Un lugar donde quedarse (This must be place): cuenta la leyenda que Paolo Sorrentino escribió este papel a medida para Sean Pean después de que éste último se lo pidiera en público en una entrega de premios. Y aquí esta, caracterizado como Robert Smith (cantante de The Cure), interpretando a una vieja estrella del rock que, tras 30 años de mala relación con su padre, viaja a su lecho de muerte, desde Dublín a Nueva York, pero llega demasiado tarde. A cambio, se embarcará en una aventura curiosa a través de América para continuar con la obsesión paterna de matar al ex-nazi que lo torturó al descubrir su pasado en el campo de concentración alemán de Auschwitz. No parece suficiente para mantener el tono durante dos horas solamente la interpretación de Penn, por mucho que se haya caracterizado de señora mayor; máxime con las reminiscencias que se me vienen a la cabeza con Una historia verdadera (Lynch).

Primer amor (Un amour de jeunesse): nos presenta la historia del primer amor entre Camille, de 15 años, y Sullivan, de 19, hasta que éste se marcha a Sudamérica por un período indefinido. Camille rehará su vida sólidamente junto a Lorenz hasta que Sullivan vuelve a hacer acto de aparición 8 años más tarde. Es una película delicada, sin pretensiones, que simplemente trata de plasmar las vivencias de los protagonistas sin intervenir demasiado y Mia Hansen-Love, como ya hiciera en su anterior película El padre de mis hijos, lo consigue pero sin la maestría alcanzada en la mencionada.

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: