Submarino (2010) – Thomas Vinterberg

Qué me tragué: Submarino (2010) del danés Thomas Vinterberg. Nick y Thomas son dos adultos conflictivos que sobreviven marcados por una infancia traumática marcada por un desgraciado acontecimiento y una madre alcohólica. El fallecimiento de la madre los volverá a reunir en un momento clave de la vida de ambos.

Qué tal digestión hice: oscura. Esta es una de esas películas en la que los protagonistas son súperdesgraciados, sufren muchísimo y a los que nada más que les ocurren dramáticos sucesos. No hay un momento de tregua (bueno, sí, unos momentos de relax entre Thomas y su hijo pequeño aunque te estás preparando porque sabes que algo malísimo está por pasar) y te pasas todo el rato sumergido como espectador en ese ambiente grisáceo y sórdido deseando en realidad que la cosa se acabe. Sí es cierto que, dadas las existencias que llevan, los personajes están bien elaborados y sus acciones son consecuentes y lógicas pero eso no quita que, tras la película, acabes exhausto de tanta pena y sufrimiento. Sólo al final, en lo que parece iniciarse como ruta de expiación, se atisba algo que parece ser, sino feliz, al menos equilibrado. Pero eso el director nos lo ahorra y deja que mejor lo imaginemos, no vaya a ser que metiendo alguna sonrisa o un color cálido, vayamos a pensar que estamos frente a una comedia. No apta para estómagos sensibles ni estados de bajón.

Qué hubiera dicho mi madre: lo raro es que, con lo mal que lo pasan de niños, no sean unos psicópatas y todavía crean en la raza humana. Ahora, cuánta pena, madre mía. Además, no sé dónde están, pero entre lo oscuro que parece todo y el frío que hace, dan unas ganas de quitar la película y ponerse algo más animado para entrar en calor.

Puntuación: 5,5 / 10

Anuncios
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Hola a la persona que se lo traga todo por nosotros. Alabada sea. ¿Podría tragarse “Marquis” para tener la curiosidad o no de verla? ¿Tengo que poner ahí alguna coma? No sé escribir a veces.

    Responder
    • Qué bien! Una sugerencia culinaria que además todavía no hemos tenido el placer de ingerir. Te refieres Marquis ((1989), película francesa de animación sobre un recluso que dialoga con su pene? Si es así, recogemos el guante y, tan pronto como nos sea posible, satisfaremos tu curiosidad y nuestro insaciable apetito cinéfago. Gracias!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: