Acción Mutante (1993) – Álex de la Iglesia

Qué me tragué: Acción Mutante (1993), ópera prima del ya consagrado y elevado a los altares Álex de la Iglesia. Ambientada en Bilbao, en un hipotético y distópico año 2012, el comando Acción Mutante, integrado por toda clase de discapacitados, tarados y feos en general, perpetra atentados contra lo que consideran gente guapa y privilegiada. Cuando su líder, Ramón, sale de la cárcel, preparan el gran golpe que consistirá en raptar, en el día de su boda, a una rica y guapa heredera y cobrar el rescate. Pero las circunstancias derivarán hacia un baño de sangre que les pondrá rumbo al planeta Asturias donde los mineros locos no se lo van a poner nada fácil.

Porqué: porque el homenaje, dado el año que acabamos de inaugurar, estaba claro que había de hacerse en Año Nuevo y porque nunca está demás revisitar uno de nuestros más mencionados clásicos recientes.

Qué tal digestión hice: descacharrante. La primera parte de la película es tan irreverente como perfecta en su funcionamiento. El planteamiento es brutal y tan políticamente incorrecto que llega a sonrojar. Los cameos de colegas que más tarde se han convertido en habituales aportan cierta nostalgia de aquellos albores de los 90 donde casi todo estaba todavía por probar en el cine español. Esta ópera prima está bien tramada y es una bomba de relojería por acumulación que explota en los minutos finales. Siendo honestos hay que reconocer que la parte central de la película flojea y se regodea demasiado en sus propios gags y su universo autocreado, pero el tono festivo y poco serio ayudan a ser condescendientes con esta panda de amiguetes que parecen haberse reunido para echarse unas risas y que, de paso, ruedan una película que no les queda del todo mal, incubando el germen de lo que sería más tarde la estupenda El día de la bestia (de la Iglesia, 1995). Destacable el himno homónimo creado ex profeso para el filme por Def con Dos y que condensa con inteligencia y mala leche las ídem de las que hace gala el director. Es, en resumen, una de esas joyas de la serie B de nuestro cine patrio, con la que nos sale ser generosos y que nos hace recordar con una sonrisa aquella época casposa.

Qué hubiera dicho mi madre: mira qué jóvenes que salen todos, hasta el Segura está ya por aquí y todo. Da una sensación de suciedad todo que da asco. Pero mira, no se cortan un pelo, eh. Qué mala baba se gastaban estos cuando tenían más pelo y menos pasta.

Puntuación: 7.5 / 10

 

Anuncios
Deja un comentario

1 comentario

  1. Me gusta esa mala hostia del primerizo Alex. Con Mirindas asesinas apunto maneras, Con Accion mutante demostro lo que era capaz a pesar de sus irregularidades y con El dia de la bestia hizo su gran obra. Se le subio el ego y su intencion de hacer un cine más serio con Perdita Durango fracaso. Desde ese momento se convirtio en un director de comedias con mas o menos gracia pero perdiendo toda esa chispa gamberra de antaño y mi interes hacia Alex de la Iglesia de diluyo.

    ¡Que tiempos aquellos! ¿Que erais cuando os encontre? Basura desecho de hospital ¿Que sois ahora? Muntantes, Muntantes!!! (mas o menos era asi uno de esos momentos que se me ponen los pelos de punta)

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: