The three musketeers 3D (2011) – Paul W. S. Anderson

Qué me tragué: Los 3 Mosqueteros 3D (2011) del director Paul W. S. Anderson. Amis, Porthos y Aramis, otrora héroes y guardia personal del rey, han caído en desgracia como consecuencia de la ascensión al poder del malvado cardenal Richelieu como mano derecha del regente. D’Artagnan, un jovenzuelo arrogante y diestro con la espada, aparece en la ciudad para unirse a los mosqueteros que encontrarán la misión perfecta para volver al lugar de honor del que habían sido desplazados.

Porqué: en el pase de prensa y con la esperanza de ver algo original.

Qué tal digestión hice: tediosa. La película, amén de contarnos la misma historia manida de siempre, lo hace de una forma tan poco original como demasiado grandiloccuente. Provoca carcajadas en el prójimo por lo sobado y cursi de sus diálogos y ni los propios personajes parecen creerse que interpretan algo más serio que una ópera bufa, porque todo se reduce a coqueteos descarados, juegos de palabras que pretenden ser picantes y rebuscados discursos en pos de la bondad o la maldad, según corresponda. En el extremo menos halagüeño del reparto, pugnan duramento por ser el peor actor Logan Lerman (D’Artagnan) como guaperas para adolescentes y Milla Jovovitch (Milady) que todavía se cree en Resident Evil pero con cancanes y corsés, aunque maneja los dobleces de su personaje con cierto gracejo. A destacar a Christoff Waltz (Richeliue) como siempre y Orlando Bluff, digo Bloom que, como mínimo, desasosiega, no sé si para bien o para mal. Eso sí, la tecnología 3D aporta ese aire videojuguetero que encandilará a las nuevas generaciones más palomiteras, con un regustillo a Piratas del Caribe que es innegable, la fotografía es nítida e impactante como está mandado y las escenas de acción, coreografiadas hasta el último traspiés, ofrecen esa cámara súper lenta que empezó con Matrix y que ya no nos ha abandonado desde entonces.  El hecho de que esta película se un remake, reboot o como lo quiera llamar no debería ser sinónimo de calco sin paliativos y tan descarado que desprecia la historia y la difumina hasta el punto de perderla de vista en algunos tramos.

Qué hubiera dicho mi madre: ¿Pero eso qué es? ¿Un zepelín- barco gigante? Vale que sea una película de aventuras y tal pero es que esto no se lo cree nadie. Tan pronto parece que están en la Edad Media como que te van a sacar un móvil de cuarta generación. Ay, y el rey… menudo pintas, parece la reina del desierto, jajaja.

Puntuación: 3,5 / 10

 

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: