No habrá paz para los malvados (2011) – Enrique Urbizu

Qué me tragué: No habrá paz para los malvados (2011) de Enrique Urbizu. Santos Trinidad, un policía cuyo pasado turbio no le deja reconstruir su vida, se ve involucrado en un triple asesinato en un burdel de carretera. Intentando borrar su vinculación con el crimen de la manera más expeditiva posible, el policía descubrirán asuntos internacionales de narcotráfico y terrorismo. Por otra parte, la juez Chacón emprenderá la investigación legal y burocrática del homicidio para atrapar al culpable.

Porqué: porque Urbizu firma un cine que no decepciona, porque su Caja 507 ya me impresionó gratamente y porque Coronado interpreta unos personajes tremendamente atractivos.

Qué tal digestión hice: mutante. En el primer momento, me decepcionó un tanto. Quizá el filme sea un poco lento, el desarrollo de los personajes tiene su propio espacio vital y eso se nota en los minutos de acción. Una vez superamos ese ritmo tan peculiar y a medida que reflexionamos sobre ella, la historia va ganando puntos. Con tiempo, se aprecian los matices de hondura de personajes muy complejos como el protagonista, Santos Trinidad, quien apenas tiene líneas de diálogo pero consigue que el espectador empatice con su drama vital. Se nos hace patente también una imagen oscura y difícil que se convierte en otro personaje, esa opresión que los tiene a todos metidos en el mismo saco. Es también una crítica nada disimulada al sistema policial y judicial, a la burocracia impersonal y, más concretamente, a los tejemanejes entre líderes políticos, grandes criminales internacionales y figuras de la ley y el orden. La actriz novel que interpreta a la juez, Helena Miquel, integrante del grupo musical Facto Delafé y Las Flores Azules, resuelve con solvencia el brete de ser una persona íntegra y honesta en medio de un maremágnum de sobornos y chantajes, ayudada por el secundario Juanjo Artero, quien parece no desvincularse en la ficción del cuerpo policial. De Rodolfo Sancho, sin embargo, no hay ni rastro. Tenemos una interesante trama de cine negro, en la que casualidad y el egoísmo acaban siendo los valores más importantes.

Qué hubiera dicho mi madre: este Coronado hace unos malos que te los crees del todo. Qué interesante la película, eh, ni me he movido de la butaca, pero mira si se ven los corruptos de los policías y los mandamases, si es que es darles un poco de poder y que se vuelvan locos.

Puntuación: 8,5 / 10

 

Anuncios
Deja un comentario

3 comentarios

  1. Mejor puntuación de lo que esperaba… habrá que verla!!!

    Responder
  2. A mí me pareció nefasta. La comenté en mi blog y mira que le tenía puesta mucha fé, después de ver La Caja 507. Creo que explorar terrenos que no le vienen bien a la peli, si la trama hubiera seguido por los derroteros de Santos Trinidad corrupto, acabado y borracho hubiera ganado más puntos.

    Responder
  3. Me encantó, un thriller rocoso de los que no es fácil ver en el cine español.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: