Rosemary’s baby (1968) – Roman Polanski

Qué me tragué: La semilla del diablo (1968) de Roman Polanski. La película va de una pareja joven que se muda a un piso, el cual les previenen de que está maldito. Ya instalados, ella se queda embarazada y las cosas empiezan a enrarecerse. Sobre todo la relación con los vecinos y la personalidad del marido.

Por qué: Por amor…

Qué tal digestión hice: Regular. Se supone que esta película habría de dar miedo, de inquietar y, no sé, a mí no consigue transmitir gran cosa. Vale que quizá sea precursora de géneros, que luego se hayan hecho decenas de películas similares pero, eso no le da bajo mi forma de verlo, un valor extra. Es esa extraña sensación de ver algo original y que, por el hecho de serlo, haya de parecernos mejor. Pues no. Me resulta aburrida, con absurdeces fuera de toda coherencia. Los vecinos más que miedo me causan enfado, les odias y te preguntas continuamente: por qué demonios les siguen dando coba. Y el personaje del marido (John Cassavetes) se va convirtiendo poco a poco en un guiñapo a merced de la historia y Mia Farrow, aunque sale monísima, queda un poco blandurria. Lo mejor (y más gracioso) es esa escena en la que están todos los viejetes con el bebé. Resulta taaan cómico. Parecen los de Cocoon (Howard, 1985) versión chunga, sectaria y malvada. Resumiendo, que reconozco la trasgresión que quizá supuso en el cine de suspense en aquella época de flores y tripis, estando acostumbrados como estaban a películas de corte más clásico (curiosamente, de las películas de ése año, ganó el Oscar, Oliver (Reed, 1968), historia que rodaría recientemente también Polanski). Forma parte de la trilogía del apartamento que mencionara en la anterior reseña aunque es la más floja de las tres, la más cogida por los pelos porque aunque intenta dar a entender que la maldad viene de dentro en el cuerpo del bebé que porta Rosemary, lo cierto es que la maldad la dejan caer los vecinos que no están intrínsecamente “dentro”.

Qué hubiera dicho mi madre: Joder con los vecinos. Son plastas hasta en las películas. Vamos, que nos viene en ése plan la vieja del perrito [por la vecina del 1º] y ya te digo yo por dónde le metía el collar ése asqueroso… Sí, sí…

Puntuación: 6.5/10

Anuncios
Deja un comentario

3 comentarios

  1. Quique

     /  24/03/2010

    No se te olvida hacer la oblilada referencia a la trágica muerte de Sharon Tate?

    Responder
  2. Quique

     /  24/03/2010

    era una pregunta irónica

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: