Celda 211 (2009) – Daniel Monzón

Qué me tragué: Celda 211 (2009) de Daniel Monzón. Un joven funcionario de prisiones va a visitar la cárcel en la que al día siguiente comenzará a trabajar. Es previsor y quiere causar buena impresión. Mientras sus nuevos compañeros de trabajo le están mostrando un pabellón, unos cascotes caen del techo y le hieren en la cabeza, aturdiéndolo. Por esa razón deciden tumbarle en el camastro de la celda 211, que está vacía, con tan mala suerte que, mientras eso ocurre, estalla una revuelta y los internos matan al guardia que había ido a buscar ayuda. El chico se despierta, entiende la situación y decide hacerse pasar por un nuevo interno para que no le maten.

Por qué: Porque me invitaron al pre-estreno.

Qué tal digestión hice: Bastante buena. Lo primero, alabar el papel de Malamadre (Luis Tosar), que es genial y da unas veces mucho miedo y hacia el final una extraña compasión (la que se profesa hacia el que defiende con valor sus principios). También alabar a algún secundario como Luis Zahera (soberbio) y reprochar al protagonista (Alberto Amman), un desconocido argentino, su actuación demasiado impostada (no podía dejar de pensar en actores del tipo Al salir de clase(TV)). Sobre la historia en sí, pues decir que engancha, que te mantiene en vilo y que es muy fácil de seguir y digerible. Desde un planteamiento rocambolesco, consigue que te olvides de él en unos minutos y te sumerjas en el mundo del protagonista, empatices con él y vivas su “aventura”. A partir de ese momento, la historia se mueve por pequeños clímax cada vez más profundos, hasta el punto de llegar a una situación insostenible que deviene en final. Por el medio se quedan compromisos del protagonista para con el exterior (su mujer embarazada, un personaje que sobraba) o motivaciones políticas (tocadas de una forma somera y frívola). Y es por ahí por donde se le pueden poner los únicos ‘peros’ a la peli de Monzón (genial su trabajo, por cierto), por el hecho de que es tan rápida, tan fácil en su acción, que resulta algo bobalicona. Por lo demás, quede constancia de que es una grandísima película que entretiene, engancha y emociona, facultades que pocas veces se han visto en películas españolas. Al acabar tienes la sensación de haber visto un clásico de Hollywood.

Qué hubiera dicho mi madre: Tu padre tiene que ver esta película. Buah, le va a encantar. Y qué malo el jodío Resines eh…

Puntuación: 8/10

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: