Un año en la luna (2005) – Antonio María Gárate

Qué me tragué: Un año en la luna (2005) de Antonio María Gárate. Historias cruzadas de cuatro personajes en torno a un centro común de reunión, el bar La Luna. Esther comparte piso con Gabriel y, un día, el hermano de ella, Iñigo, se planta a vivir allí. Es algo temporal, ya que ha venido para empezar la universidad, pero desestabiliza la independencia de su hermana. La película muestra las historias de amor y sexo de cada personaje y de cómo se entremezclan sutilmente. Estos roces entre historias ocurren a través del bar, que regenta Alberto, un treintañero con sus esperanzas puestas en el negocio y en un extraño amor.

Por qué: Porque fui al cine a ver cualquier cosa y ponían esta.

Qué tal digestión hice: Buena. Es una historia de cercanía, de búsquedas e insatisfacciones. En ella se tienen personajes tan próximos que, en lugar de ser personajes, pasan a ser vistos como personas, vidas tranquilas con pequeños altibajos. Todo se estructura en torno al amor, a su necesidad y a la necesidad de ése algo más que va después del sexo o del enamoramiento adolescente. Una película que te deja pensando pese a que no plantea traumas metafísicos. Podríamos definir gracias a ella un concepto: el coloquialismo existencial.

Que hubiera dicho mi madre: Es bonita. Deberían hacer más pelis así esos del cine español y dejarse de orfanatos y tontadas de esas.

Puntuación: 7/10

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: