Revolutionary Road (2008) – Sam Mendes

Qué me tragué: Revolutionary road (2008) de Sam Mendes. La historia, extraída de la novela homónima de Richard Yates, nos presenta una pareja en la treintena que, tras formar una familia y asentarse en un barrio residencial, intentan darle un giro a su vida para no sentirse atrapados en su propia rutina y tratar de realizar sus sueños.

Por qué: porque Sam Mendes me pareció un tremendo director en American Beauty y Jarhead.

Qué tal digestión hice: aburrida. Muy aburrida. Cuántos bostezos, cuántas miradas furtivas (y no tan furtivas) al reloj, cuántos resoplidos de incredulidad. Esta película me parece una estafa sensiblera y demagógica, y no consigo entender cómo ha podido despertar tantas simpatías entre la crítica. O sí, claro, porque ver retratadas las frustraciones de la mediana edad siempre favorece la identificación y hace perder el criterio. Para empezar, se nos sustrae el desarrollo de cómo llegan al punto de partida del conflicto. Es decir, ¿cómo es posible que, siendo tan contestatarios, especialmente ella, todo ello surja de repente? Para continuar, los hijos, que deberían ser uno de los ejes principales de la historia, aparecen poco más que mencionados.
Además, el personaje del hijo de Kathy Bates, ese loco lúcido que promueve la idea de locura como liberación de las ataduras sociales es una tomadura de pelo y un insulto a la inteligencia de los espectadores.
La elección de los actores es una maniobra comercial poco inteligente porque a Kate Winslet se le ven los años de más y a DiCaprio los de menos.
Está totalmente descontextualizada porque la época no hubiera permitido semejante ida de pinza. Sin ir muy lejos y ambientada en la misma época, la serie Mad Men retrata con mucho más acierto el despertar del inconformismo.

Que hubiera dicho mi madre: Hombre, ni tanto ni tan calvo. Entiendo que le joda llevar una vida poco glamorosa de marujilla, pero de ahí a montar ese show de “ahora me enfado y no respiro” hay un trecho, ¿no?

Puntuación: 5/10

Anuncios
Deja un comentario

1 comentario

  1. Quique

     /  16/02/2010

    Totalmente de acuerdo en que es una película aburridísima, pero creo que American Beauty y Jarhead ya dejaban al descubierto la absoluta incapacidad de Mendes para capturar al espectador inteligente. A mi, desde luego, nunca me engañó.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: