Mi tío Jacinto (1956) – Ladislao Vajda

Qué me tragué: Mi tío Jacinto (1956), de Ladislao Vajda. La historia va de cómo por error un viejo novillero vagabundo recibe una invitación para torear en una extraña noche en Las Ventas. Tras los recelos iniciales, se lanza a la desesperada junto a su sobrinito a conseguir las 300 pesetas que le cuesta alquilar un traje de luces para el evento. Por el medio, todas las aventuras de la pobreza, la imaginación, los miedos y los sueños que se cumplen.

Porqué: Porque soy fan de Ladislao Vajda y recomiendo a todo el mundo El cebo para que también lo sea.

Qué tal digestión hice: Aún estoy en shock. Es algo así como la versión que Capra hubiese hecho de The Kid (de Chaplin) sin tanta moralina. Es una explosión de dignidad, y una peripecia sencilla sobre la decadencia. La cara de Antonio Vico al salir de la plaza al final, cuando le explica al niño (Pablito Calvo en su mejor papel) cómo fue el asunto, es impagable. Y aprender por ejemplo que todo en esta vida se gana con la sonrisa, más impagable aún. Véanla.

Qué hubiera dicho mi madre: Pobre desgraciao…

Puntuación: 9/10

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: