El Acorazado Potemkin (1925) – Sergei Einsenstein

Qué me tragué: El acorazado Potemkin, una de las consideradas obras maestras del cine mudo y dirigida por Einsenstein en 1925. En un metraje relativamente breve (77 minutos), dividida en cinco episodios y basada en parte en hechos reales, nos muestra cómo la tripulación del acorazado, harta de vejaciones, se subleva. Al tomar puerto en Odessa, el pueblo toma partido por los marineros y la masa es contenida por la fuerza y con consecuencias dramáticas.

Porqué: Porque había intentado ver esta película hasta en tres ocasiones sin conseguirlo en ninguna de ellas (me venció el sueño en los primeros quince minutos siempre). Porque consideraba que tenía una deuda con Einsenstein y con la historia del cine si no llevaba su visionado a buen término. Porque después de leer el libro de Román Gubern “La imagen pornográfica” tenía mucha curiosidad por ver determinados detalles. Y porque, efectivamente, algo tenía el agua para que la bendijeran.

Qué tal digestión hice: Al principio, algo costosa, ciertamente. Pese a que es muy gráfica e icónica, en algunos momentos se hace un poco intensa. La famosa escena de las escaleras por sí sola haría esta película muy digna de alabanzas pero se recrea en otras tantas y abre diferentes heridas en las que el espectador puede decidir si meter el dedo o no. La música de Shostakóvich lo hace todo un poco más grave pero le va que ni pintada.

Qué hubiera dicho mi madre: “Zzzzzzz”.

Puntuación: 8/10

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: